Dolores de cabeza durante el embarazo, ¿cómo prevenirlos?

Tener dolores de cabeza durante el embarazo es común, ya que se trata de un síntoma más de tensión. Es por eso que debemos vigilarlo, en especial aquellas mujeres que ya eran propensas a sufrirlo antes de quedarse en estado. Tengamos en cuenta que si es algo crónico ahora, con la gran cantidad de cambios hormonales, las cosas se pueden poner peor.

¿Cómo sabré si comienzo a sufrir uno para tratar de ponerle remedio? Sobre todo lo identificaremos porque se manifiesta como una presión o dolor constante y sordo a ambos lados de la cabeza o en la parte posterior del cuello. Eso sí, ten en cuenta que es algo habitual en el primer trimestre, después pueden comenzar a remitir progresivamente.

dolor de cabeza

© cocolima – Fotolia.com

Cansancio, estrés, depresión: posibles causas

No dormir lo suficiente, los nervios, el hambre e incluso la tristeza que provoca esa ebullición hormonal, pueden ser algunas de las causas que favorezcan la aparición de dolores de cabeza. Además de la retirada abrupta de cafeína, tabaco y otras sustancias habituales que son perjudiciales durante los meses de embarazo.

Pero, lo más importante es, ¿cómo puedo aliviar el dolor? Existen multitud de remedios que podemos probar, por ejemplo, compresas frías o darnos un baño relajante, pueden ser las más sencillas. Se trata de remedios que utilizamos a diario en momentos de migrañas o jaquecas fuertes, sin embargo, se trata de un alivio momentáneo que puede no ser suficiente.

Lo mejor sería cuidar sobre todo el tema de la hidratación y las comidas. Esto es clave para evitar dolores de cabeza, por la bajada de niveles de azúcar en sangre. Si hablamos de bebida, es recomendable tener una buena hidratación. En caso de vomitar, lo que debes hacer es beber el agua a pequeños sorbos y de forma lenta, pero no dejes de hacerlo, es importante.

Ejercicio y relajación, nunca fallan

Hacer ejercicio de forma regular disminuye, según muchos estudios, la frecuencia e intensidad de las jaquecas, además de reducir el estrés. Por ello, es muy recomendable tratar de mantener una actividad física regular durante el embarazo.

En cuanto a la relajación, sabemos que es algo necesario en el día a día, y durante estos meses aún puede serlo más. No dejes de acudir a fiscos, yoga e incluso meditación, si es algo que realizas de forma habitual. En cuanto a los masajes corporales, son muy útiles para aliviar tensión muscular, por lo que no es nada descartable tampoco durante el embarazo.