El sueño para los bebés

Sabemos que el descanso para los pequeños es muy importante. Recuperan energías y sirve para ajustar biorritmos. Es por eso que un recién nacido duerme entre 16 y 18 horas al día. Eso sí, lo hace en seis o siete periodos, con una duración variable dependiendo de muchos factores.

Importante por ello ayudarle a distinguir entre la noche y el día e ir, poco a poco acomodándole a nuestros ritmos de vida, con el objetivo de que no nos descuadre del todo tampoco a nosotros, pero ¿cómo hacerlo?

bebe

© Bruno CHATEAU – Fotolia.com

La luz y las señales de cansancio

Lo principal es que el niño se adapte a la realidad que le rodea. Por ello, recomendamos que los periodos en donde duerme por el día, sean con luz. La claridad a la hora de descansar no es algo que sea perjudicial y servirá para que el pequeño se vaya adaptando al entorno, además de a los ruidos naturales del día.

En cuanto a la noche, muchas madres apuestan por meterlo en la cuna una vez que le damos el pecho y un baño, de forma que al ponerle el pijama él, poco a poco, lo relacione con el momento de ir a dormir.

Además de todo esto, es importante observar las señales de cansancio que emiten los bebes. En su ánimo lo notaremos en seguida, ya que muchos suelen enfadarse porque sienten que se quedan dormidos, además si vemos que pierde el interés por los juguetes, la mirada la tiene más vidriosa o se muestra inquieto, pueden ser signos inequívocos de que nuestro pequeño tiene ganas de una siesta.

¿Qué hacer si se queda dormido mientras le damos el pecho?

Aunque nos parezca extraño, es de lo más natural. El problema es, primero que no termina la toma entera, por lo que puede despertarse al poco rato pidiendo más. Algo que resulta muy molesto, sobre todo por la noche. Lo segundo es que no es conveniente que relacione el acto de mamar con el sueño, porque después será algo que reclame por propia asociación.

Es por eso que tienes que intentar, en la medida de lo posible, que se mantenga despierto mientras come, con el fin de evitar posibles molestias futuras si se realiza tal asociación. La idea, si se queda dormido hagas lo que hagas, retira el pecho o el biberón para que no sea un acto relacionado.