Principales errores que cometen las madres primerizas

Que las madres son una súper woman lo tenemos claro, pero no siempre son capaces de llegar a todo, muchas veces porque el ser primerizas hace que empleemos más tiempo y cuidado en cosas que no deberíamos, es por eso que hoy queremos hablaros de los principales errores que cometemos cuando tenemos un bebé, quizá así con el tiempo, podamos eliminarlos de nuestra rutina diaria.

El más común es esterilizar todo lo que toca el pequeño, con ello tratamos de mantener la higiene del nuevo miembro de la familia, pero tenemos que tener en cuenta que debe tener contacto con determinadas bacterias porque le ayudará a desarrollar sus propias defensas, con lo que no debe convertirse en una obsesión para nosotros.

madre con su bebe

© Svetlana Fedoseeva – Fotolia.com

Nuevas rutinas y variar otras ya establecidas

Un error es cambiar nuestras rutinas. Pensamos que un clima de silencio beneficia que el bebé duerma, pero no siempre es así y podemos acostumbrarle mal a los sonidos y que luego el remedio sea peor que la enfermedad, por lo que recomendamos tratar de habituar al pequeño a nuestro ambiente y no hacerlo al revés.

Lo mismo sucede con los baños, siempre se baña a los pequeños todos los días, pero si vemos que tiene cualquier tipo de afección de dermatitis, dos o tres veces a la semana sería suficiente, siempre y cuando después del cambio de pañal le limpiemos el culete convenientemente.

Cuidado también con miedos infundados sobre que la gente no lo coja en brazos o dejarle llorar hasta que se canse para no malacostumbrarle a que estamos pendientes de él. El niño debe relacionarse con normalidad y los llantos, debemos tratar de interpretarlos y averiguar si son producidos por alguna causa importante que de verdad requiera nuestra atención. En esto, como en todo, en el punto medio está la virtud.

Paciencia y no seguir falsos mitos

Cuidado a la hora de darle el pecho. Dejemos que el pequeño termine, antes de cambiarle de pecho. Sobre todo porque la leche del final es la que más le alimenta. También prestemos atención a los falsos mitos de que debemos abrigarle mucho, porque no coja frío.

En realidad corre riesgo de asfixia si nos pasamos, incluso de la llamada muerte súbita. Y lo mismo sucede con los cortes de pelo, no quiere decir que por mucho que le cortemos el pelo le crecerá más fuerte. Al final todo se resume en tratar de adaptarnos unos a otros e ir aprendiendo poco a poco, con paciencia y siguiendo los consejos de los profesionales o los que ya han pasado por esto.