Aumento de mamas, embarazo y lactancia. Resuelve tus dudas.

lactancia y prótesis

¿Estás embarazada y llevas prótesis mamarias? Entonces es muy probable que te hayas preguntado sobre la posibilidad de dar o no el pecho a tu hijo y que te asalten mil dudas sobre la calidad de la leche, el aspecto del pecho… y un sinfín de preguntas relacionadas con los implantes de mama y la lactancia. Por eso, en este artículo queremos ayudarte a aclarar algunas dudas habituales sobre este tema.

¿Vamos allá?

-. ¿Las prótesis de mama son perjudiciales para la lactancia?

No, al contrario de lo que muchas personas piensan, los implantes mamarios no tienen una repercusión negativa sobre la lactancia. Es muy probable que los implantes ni siquiera estén en contacto con la glándula mamaria, puesto que la gran mayoría de ellos (alrededor de un 90%) se colocan por debajo del músculo.

Por lo tanto, una madre operada puede dar perfectamente el pecho a su bebé si así lo desea y no tiene ningún otro problema que lo impida (siempre que se haya utilizado el surco submamario o la axila como vía de acceso para la operación).

-. ¿Puedo dar el pecho si me he operado hace menos de un año?

Sí, en principio el tiempo pasado desde la operación no debería influir en la lactancia (a menos que se trate de un periodo muy breve). En este caso, lo más importante a tener en cuenta es el tipo de operación realizada (la vía de acceso para la colocación de la prótesis).

-. ¿Si decido amamantar a mi hijo se me caerá más el pecho?

No, en principio no debería ser así. Los pechos tienden a caerse después de los embarazos, pero no por efecto de la lactancia, sino de los cambios hormonales y por el aumento de tamaño de las mamas experimentado durante la gestación. El número de embarazos también influye de forma considerable.

-. ¿Tendré que revisar o cambiar mis prótesis después de la lactancia?

No, la lactancia no influye en las prótesis, ya que éstas se encuentran colocada por debajo del músculo. Así pues, el hecho de dar el pecho no tiene ninguna incidencia en los implantes y no será necesario revisarlos ni mucho menos cambiarlos después de amamantar a un hijo. A no ser, claro, que exista otro problema.

-. ¿Puede variar la cantidad o calidad de la leche debido a los implantes?

No debería ser así. Los implantes no se encuentran en contacto con la glándula mamaria, por lo que no tienen ninguna afectación en la producción de la leche.

-. ¿Puedo operarme después del parto? ¿Cuánto tiempo debería esperar?

En general, tras un embarazo se recomienda esperar medio año para realizarse una operación de aumento de mamas, ya que los cambios hormonales producidos durante la gestación podrían alterar el resultado de la intervención. También hay que tener en cuenta que se si está dando el pecho este plazo podría aumentarse para garantizar un óptimo resultado de la cirugía.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*