Color de ojos del bebé

Una de las primeras cosas que solemos mirar los padres, tras el nacimiento de nuestro bebé, es su color de ojos, los cuales presentan un tono gris azulado. Aunque, probablemente, el color vaya variando hasta alcanzar su color definitivo.
Los bebés que nacen con los ojos marrones, conservarán ese color o se transformarán en negros. Mientras que los bebés que al nacer presentan un color de ojos indefinido, pudiendo parecer grises o azules oscuros, éste comenzará a definirse entre los seis meses y el año de edad.
En tal sentido, el color de los ojos del bebé no cambia, sino que se va definiendo. La melanina es la sustancia que le da color al iris, así como a la piel y al pelo. En el caso de un recién nacido, las células que producen melanina son inmaduras y comienzan a producir melanina, dándole color de manera progresiva a los ojos, a medida que el bebé crece. Por esa razón, en un bebé recién nacido los ojos puede que sean de color azul y seis meses después ser negros.
No existe una regla exacta acerca del color de ojos que tendrá el bebé en función al color con el que nacen; todo depende de la herencia genética que recibe de sus padres. Así como tampoco hay una ley genética que señale qué color de ojos tendrá el bebé de acuerdo al color que posean los progenitores.
Por otro lado, se debe tener en cuenta que el color de ojos está estrechamente ligado con el color de piel y la raza. Por lo general, hay una tendencia a que los ojos oscuros dominen sobre los claros. De todas maneras, si existe una marcada tendencia genética en la familia a los ojos claros, probablemente el bebé también los herede.
Tampoco es posible precisar cuándo el bebé adquiere color definitivo de ojos, ya que se trata de un proceso que se da de manera distinta en cada bebé. En algunos bebés, el color de ojos que poseen a los seis meses es igual al que tendrán durante el resto de su vida, mientras que en otros no sucede lo mismo. El color se define en algunos bebés a los cinco meses, en tanto que en otros esto ocurre aproximadamente al año.
En fin, todo va a depender de la herencia familiar y el color de piel del bebé. A las pieles claras, con escasa melanina, se las asocia con los ojos claros, mientras que a las pieles con mucha melanina se las vincula con los ojos oscuros.

Foto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.