Existe una inclinación natural a cuidar a los bebés

Normalmente, los bebés nos inspiran ternura y nos dan ganas de protegerlo. Según un reciente estudio, que fue publicado en la revista “NeuroImage” y elaborado por especialistas de Estados Unidos, Alemania, Italia y Japón, ver el rostro de un bebé produce una respuesta cerebral que daría cuenta de la existencia de una inclinación natural a cuidarlo.
La respuesta se da en áreas del cerebro de los adultos que se relacionan con la emoción, así como con la recompensa y la planificación del movimiento. En este sentido, los investigadores pudieron observar este patrón en adultos que no conocían al bebé ni poseían hijos propios.
Los expertos, utilizaron imágenes por resonancias magnéticas cerebrales para poder registrar la actividad cerebral tanto de hombres como de mujeres mientras observaban rostros de bebés y de adultos, así como caras de perros y gatos, cachorros y adultos. De este modo, se observó que, en comparación con el resto de las imágenes, las caras de los bebés generaban mayor actividad en determinadas regiones cerebrales, incluyendo la corteza premotora y el área motora suplementaria, que se asocian con la planificación del habla y del movimiento; el giro fusiforme, que tienen que ver con el reconocimiento facial; y las cortezas insular y cingulada, las cuales están involucradas con la activación emocional, la empatía, la vinculación y la recompensa.
De todos modos, existen excepciones pues los investigadores indican que el impulso de proteger a los bebés tal vez no se halle en todos los adultos, lo que explicaría de alguna manera porqué ocurre el abuso o maltrato infantil.

Imagen:

http://static.info7.mx/fotosThumb/400/322672_bebe.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.