Objetos peligrosos para los niños

Es muy común que los niños se traguen accidentalmente objetos, como  botones, anillos, monedas, alguna pieza pequeña de un juguete, etc.
Los bebés, naturalmente se llevan a la boca los objetos como una forma de reconocerlos, y es allí cuando tales objetos pueden ser aspirados o tragados por accidente. Por lo que si el objeto no es eliminado de forma natural, necesitará ser sometido a una endoscopia o incluso una cirugía.
Ante esta situación, los padres tienen que estar atentos para poder evitar que el niño se atragante. En caso que el pequeño se ponga morado, sufra asfixia o pierda el conocimiento, habrá que trasladarlo de inmediato a un centro de emergencias.
Para prevenir este tipo de situaciones, es necesario evitar alimentar a los bebés mientras se encuentran llorando o riendo ya que existe el riesgo que el alimento pase a las vías respiratorias. También, es necesario evitar que use ropa  con accesorios que se puedan desprender, como botones, lentejuelas, etc;  evitar que jueguen con objetos redondos y duros, como por ejemplo pelotitas, canicas, granos, semillas, joyas y partes de juguetes que están sueltos o rotos, entre otras cosas.
Si se trata de niños, hay que tener especial cuidado con productos químicos habituales en el hogar como insecticidas, limpiadores, lejía, etc, que además de envenenamiento pueden provocar quemaduras. Asimismo, es preciso evitar que haya medicinas a su alcance.

Imagen:

http://www.pequerecetas.com/wp-content/uploads/2009/02/atragantamiento-ninos.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.