Tipos de respiración para el parto

 

En las clases de preparación para el parto es posible aprender muchas cosas. Entre ellas,  una de las más importantes son los tipos de respiración. Algo que, tanto en la teoría como en la práctica, es necesario que sea bien comprendido y asimilado por la mamá, así como por el papá o el acompañante.
Conocer los diferentes tipos de respiración te servirán para ejercitarlos en el momento del parto, ya que además de ayudar a aprovechar la energía de la madre hacen que ésta centre su atención en la respiración y no así en el dolor que pueda llegar sentir producto de las contracciones.
Para cada una de las fases del parto, existen tres tipos básicos de respiración que bien valen la pena conocer.
Por un lado, se encuentra la respiración lenta, la cual se halla destinada a la dilatación. Consiste en tomar aire por la nariz y exhalarlo por la boca, y debe realizarse  a un ritmo de entre diez y quince respiraciones por minuto, demorando más tiempo en soltar el aire que en cogerlo.
Mientras que la respiración soplante rápida; es usada para cuando no debemos pujar. Similar a la anterior, se basa en tomar aire y expulsarlo de manera rápida por la boca en el lapso que dura cada contracción. Dicha respiración es muy cansada, de modo sólo es recomendable para esos momentos.
Por último, se halla la respiración de expulsión, la cual, como su nombre lo indica, debe realizarse en el momento mismo en que el bebé está saliendo. Se trata de tomar aire por la nariz, tratando de llenar al máximo los pulmones, y empujarlo fuertemente hacia abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.